Home

Diario YA


 

La ley vasca de sostenibilidad energética ofrece reducir en un 40% los gases de efecto invernadero

La Ley vasca de sostenibilidad energética, promulgada a 21 de febrero de 2019, promete con todas sus disposiciones legales, reducir la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) en un 40% e incrementar la eficiencia energética en un 32,5%, aproximadamente en 10 años, si los planes se desarrollan como están planteados. Para lograr ese objetivo con mayor eficacia, este instrumento jurídico se suma al Real Decreto 56/2016, referido también a la estabilización energética en las empresas, ampliando sus requisitos.

Cuando el gobierno español promulgó el Real Decreto 56/2016 de eficiencia energética  que obligaba a las grandes empresas a bajar eventualmente su consumo de energía y a someterse cada cuatro años a auditorías obligatorias para revisar su consumo y verificar que cumplen con las acciones necesarias, se abrió la posibilidad de que las comunidades autónomas también hicieran lo propio, como pasó con la Ley de Sostenibilidad Energética del País Vasco promulgada el 21 de febrero de 2019.

Con esta ley, el País Vasco se suma al Real Decreto para tratar de reducir la emisión de gases de efecto invernadero en un 40% y aumentar la eficiencia energética de la región en un 32,5 %, lo cual se espera lograr en aproximadamente 10 años, plazo establecido en el Real Decreto 56/2016 para que las empresas hayan eliminado totalmente el uso de hidrocarburos sólidos y se hayan ajustado totalmente a los objetivos del plan.

Para lograr las metas planteadas, la ley vasca incrementó los requisitos que solicita el Decreto Real, con el propósito de optimizar las acciones y lograr las metas planteadas en los términos establecidos.

Ayudas a las empresas
Para contribuir a que las compañías se sumen al plan de manera efectiva y eficiente, se pone a disposición de las Pymes y grandes industrias, una serie de ayudas del gobierno vasco para la eficiencia energética, con las que se busca mejorar la tecnología con equipos avanzados, optimizar los procesos de producción e implantar sistemas de gestión energética.

El propósito del plan es promover el ahorro, alcanzar la máxima eficiencia energética, reducir la emisión de dióxido de carbono y, como objetivo principal, disminuir el consumo energético en el territorio local y, así contribuir con las metas nacionales y mundiales.

Estas ayudas se entregan de acuerdo a tres áreas de actuación, a saber:

Sector industrial: incluye estudios de sostenibilidad energética para instalar equipos y sistemas más eficientes que disminuyan la emisión de gases de efecto invernadero. El apoyo puede ser de hasta un 30% del coste de las medidas que se vayan a implantar en la industria.

Sector servicios: se busca mejorar la calificación energética de los edificios, su mejora en el aspecto energético y la sustitución de energía convencional por energía geotérmica o de biomasa. La ayuda para estos casos alcanza hasta un 50% de la subvención en las auditorías para Pymes, y un 20% de los costes de la implementación de las medidas de ahorro.

Instalación de energías renovables: si una empresa instala energías renovables, como por ejemplo puede ser la fotovoltaica, la ayuda de la subvención puede ser de hasta un 25% de los costes de los equipos e instalación.

Hay algunos importes máximos establecidos para las ayudas, que son los siguientes:

Hasta 1.000.000 de euros para la mejora de procesos y equipos industriales.

Hasta 30.000 euros para la implantación de sistemas de gestión energética para empresas que consuman poca energía.

Hasta 100.000 euros por proyecto o beneficiario del sector servicios.

Hasta 40.000 euros para la instalación de equipos fotovoltaicos.

Hasta 100.000 euros para la implantación de nuevas instalaciones con fines de autoconsumo.

Las empresas interesadas en acceder a estas ayudas tienen plazo hasta el 31 de junio de 2021, en caso de que en dicha fecha no se haya agotado el presupuesto disponible. Así que si tienes algún proyecto que encaje dentro de las áreas mencionadas, aprovecha el apoyo que brinda el gobierno vasco para optimizar tu consumo y contribuir a la preservación del medio ambiente.