Home

Diario YA


 

El Tribunal Constitucional declara la inconstitucionalidad del Estado de Alarma de Pedro Sánchez; choque de trenes entre el Ejecutivo y el Judicial

Alarma inconstitucional

Luis Losada Pescador

Varapalo del Tribunal Constitucional al gobierno de Pedro Sánchez: el Estado de Alarma fue inconstitucional porque los derechos fundamentales fueron suspendidos de manera generalizada. Una medida tan drástica habría requerido el Estado de Excepción. Por lo tanto, todas las multas y sanciones impuestas por saltarse el Estado de Alarma son ilegales y por tanto nulas.

En un estado normal, que la Justicia le diga al gobierno que su acto de restricción de derechos y libertades fundamentales fue ilegal debería llevar a la dimisión. Pero el ‘cambia-colchones’ sigue durmiendo a pierna suelta, sobre todo desde la salida de Pablo Iglesias. Eso sí, está escocido y ha dado orden de acosar al Alto Tribunal.

Quien no ha necesitado recibir esa orden ha sido la ministra de Defensa, Margarita Robles, una jueza ‘progresista’ vinculada al Poder Judicial del que supuestamente pretendía desligarse. La cabra tira al monte y se ha permitido calificar la sentencia de “elucubraciones doctrinales” y de “falta de sentido de Estado”. ¿Sentido de Estado es avalar la suspensión de las libertades personales sin andamiaje jurídico suficiente? Eso es sentido de selva. Por eso el Supremo se muestra preocupado por la actuación “antisistema” de algunos ministros del gobierno. La nueva ministra del gobierno, Pilar Llop , más prudente, se ha limitado a decir que el gobierno “acata, pero no comparte”... ¡Qué fina!

El varapalo no ha sido fácil. El debate interno ha sido intenso y prolongado. Por una parte supone una grave desautorización al gobierno. Pero por otro, el examen de la Ley de Estado de Alarma y Excepción no permite otras interpretaciones. Por eso la sentencia ha llegado más tarde de lo previsto y no ha sido unánime sino muy dividida: seis a cinco.

Y quizás por esta división interna, la sentencia no ha ido más allá. O más bien ha ido más acá. Porque si bien expresa que la limitación de la movilidad personal fue de suspensión, señala que la limitación de la actividad económica fue simple restricción y no cabe reclamar responsabilidad al Estado. ¿Simple restricción la prohibición de abrir tu negocio por real decreto?, ¿no cabe reclamar a pesar de que la ley señala expresamente esa posibilidad? Obviamente la única explicación es evitar la avalancha de reclamaciones ante las insuficientes medidas paliativas del gobierno. Quizás esto sea el sentido de Estado que reclamaba Robles…

Y en medio del lío, Carmen Calvo, despechada, filtra que ella defendió el Estado de Excepción y que fue el ascendido Bolaños quien optó por el Estado de Alarma por ser un instrumento más rápido y con menor control parlamentario. La fuerza del despecho...

Por si fuera poco en este choque de trenes, la Fiscal General, Dolores Delgado, asegura que los jueces no garantizan la imparcialidad de las investigaciones. Debe ser que ella, cuyo nombramiento realiza el gobierno es mucho más imparcial…

Con estos mimbres, la renovación del CGPJ está más lejos que nunca. El Gobierno escenifica un ataque y una voluntad de control del poder judicial que para la oposición y para el mismo poder judicial es inaceptable. El choque de trenes está servido.

El anzuelo del pescador

    Bruselas mueve ficha con Cuba. Cambia a su embajador en Cuba, afín al castrismo, por el embajador expulsado de Venezuela, más duro. Casado, detrás de la operación ante la inoperancia de Sánchez y el buenismo de Borrell.
    Casado se monta su ‘think tank’ económico. Rompe definitivamente con FAES -y su padrino Aznar- y se monta su ‘think tank’ económico de perfil liberal presidido por Juan Costa con la colaboración de Manuel Pizarro y Jaime Caruana.
    Enmienda a Redondo. Bolaños tiene como objetivo desmontar toda la estructura montada por Iván Redondo. Jugó a las 7 y media y se pasó de frenada...

Etiquetas:Pedro Sánchez