Principal

Diario YA


 

Hace casi 20 meses … Alemania sacaba los colores a España y vapuleaba a Reino Unido

David Casarejos. Presidente del Consejo de Residentes del centro de Reino Unido. Al principio de la pandemia y con los datos iniciales escribí un articulo que debido a su título futbolero, revanchista y polémico fue leído y/o compartido por varias decenas de miles de personas y en el que muchos sacaron a relucir sus traumas, complejos o incluso en muchos casos una crítica constructiva al contenido de mi artículo de opinión. “Alemania saca los colores a España y vapulea a Reino Unido” mostraba el cabreo monumental y la búsqueda de explicaciones a una crisis que nos pilló por sorpresa. Por aquel entonces se buscaba justificación a la primera ola de una pandemia que llegó como llegó y que aún hoy nos está costando superar.

han puesto su punto de mira apóstata y anticristiano en la Navidad de Belén

EUROPA ODIA LA NAVIDAD CRISTIANA

Fidel García Martínez. Los globalistas reaccionarios que controlan la ideología de los europeos, han puesto su punto de mira apóstata y anticristiano en la Navidad de Belén, la única que existe, lo demás es la vuelta a la solsticio pagano de invierno. Estos burócratas europeos han redactado un simulacro de documento que dicen invitar a no utilizar palabras y nombres que no garanticen “el derecho de toda  persona a ser tratada con igualdad”.

REFERENTES: los que nos “dirigen, encaminan u ordenan”

Manuel Parra Celaya. Al contrario de lo que pretenden inculcarnos las tesis individualistas, en su doble faceta neoliberal y posmoderna, el ser humano es social por naturaleza, abierto a la relación constante con todo el resto de su especie y, no se olvide, dotado de historicidad (a diferencia de los irracionales), es decir, vinculado por nexos transgeneracionales. Por supuesto, ocupan un primerísimo lugar las vinculaciones nacidas de la familia, del amor y de la amistad, a las que se traiciona si caemos en su mitificación y no les concedemos los márgenes de error y variabilidad propios de nuestra frágil condición. Pero también nuestra vida precisa de otros referentes, que pueden o no coincidir con aquellas relaciones que podríamos llamar primarias. Estos referentes -acogiéndonos a la acepción segunda que da la RAE al verbo referir- son los que nos “dirigen, encaminan u ordenan” una existencia en función de los valores y cualidades que representan. De hecho, toda persona suele contar con algún tipo de referente, sea de modo consciente o inconsciente; eso de hacerse a sí mismo no deja de ser una frase peliculera o novelesca.

LA DECONSTRUCCIÓN DE ESPAÑA

Manuel Parra Celaya. El concepto y la Idea de España están en trance de deconstrucción. Y no solo una idea concreta y particular -la suya o la mía, ambas respetables- sino que se pretende deconstruir la propia realidad histórica como drama colectivo -en expresión de Julián Marías-, que es la que sustenta ese concepto y esa Idea, con mayúscula, o proyecto vital de las distintas generaciones. Lo que ocurre es que la solidez de la herencia, arraigada en muchos (no en todos) los españoles opone férrea resistencia pasiva al intento.

Ahora los extremos se han trasladado al cambio climático y anuncian, casi el fin del mundo

EL FIN DEL MUNDO, NOW?

Fidel García Martínez. Hace años, el padre de la semiología moderna, Umberto Eco, escribió un breve ensayo sobre los apocalípticos e integrados en relación con la importancia de las TIC en la sociedad postmoderna: para unos estas tecnologías suponían el fin de la la libertad y la democracia, para otros, lo integrados, el origen de todos los bienes. Ningún de los dos bandos acertó porque no llegó el fin del mundo un 23 de septiembre como se había pronosticado  hace  algunos años. Otros lo están viendo con el fin de la democracia liberal con los movimientos populistas y demagógicos del neomarxistmo de la lucha de clases  y sexos y el fin de la historia

“La Navidad no es una fecha; es un estado en la mente”, Mary Ellen Chase.

La cultura cutre y las Navidades laicizadas, de las izquierdas

Miguel Massanet Bosch. Lejos de este comentarista pretender presumir de persona enterada, de musicólogo o instruido en materia del complicad, variado, super explotado y vulgarizado mundo de la música que de la que disfruta nuestra juventud. Cada cual es muy dueño de tener sus preferencias y en el ámbito musical se puede decir que aún con mayor libertad ya que desde la música clásica, la de los grandes maestros hasta esta proliferación de ruidos, sonsonetes,  ditirambos sexuales, temas amorosos cansinos y demás expresiones de una pretendida cultura musical popular, la mayoría de ellos encajados en la denominada música urbana, de todo hay en la viña del Señor para satisfacer a un público variopinto y, en ocasiones, dispuesto a tragar con cualquier basura que tenga el marchamo de estar de moda.

La auto-oposición se acelera a ritmos de vértigo

Yolanda, contingentemente, Yolanda

Luis Losada Pescador. Soplar y sorber no puede ser y no es posible estar en misa y repicando. Salvo que te llames Yolanda Díaz y practiques la auto-oposición, la oposición a uno mismo. De esta manera puedes sacar la tanqueta de la policía para disuadir una manifestación y al mismo tiempo censurar que la policía trate a los trabajadores como si fueran delincuentes. Puedes nadar y guardar la ropa en materia de reforma laboral afirmando que derogación sí o sí y al mismo tiempo afirmar que técnicamente sólo es posible reformarla. Pero como el sapo era demasiado grande para la ingesta, puedes tratar de cobrarte la factura -con IVA- soltando que ya advertiste tu que eso del 8M era una barbaridad.

Aprobar las cuentas con los herederos de ETA ‘hiela la sangre’ y te convierte en indigno

Presupuestos indignos

Luis Losada Pescador. Satisfacción en el gobierno por la aprobación de las cuentas públicas. Son los segundos presupuestos aprobados por el gobierno Sánchez y lanzan un mensaje de estabilidad y fortaleza parlamentaria para agotar la legislatura. Sin embargo, un mínimo análisis evidencia su debilidad. Los presupuestos están pactados con una ERC obsesionada con la construcción de la nación catalana. Para ello, nada mejor que la cultura, Gramsci dixit. Así que ha logrado que el 6% de los contenidos audiovisuales deban ser traducidos al catalán. Es decir, ERC fuerza al gobierno nacional a poner palos en las ruedas a las inversiones extranjeras en España. El problema es que los palos son tan gordos que es bastante probable que las inversiones nunca se produzcan. De esta manera Cataluña seguirá recibiendo el 6%, pero será el 6% de la nada. ¡Qué felicidad!

Quiere salir a la calle al tiempo que se viste de “perfil de Estado” para ocultar sus complejos

El PP tiene que decidir qué quiere ser de mayor

Luis Losada Pescador. Soplar y sorber no puede ser. No se puede estar en misa y repicando. El PP tiene que decidir qué quiere ser de mayor. Por una parte, pretende mostrar un perfil de partido de Estado pactando con el PSOE la renovación del Defensor del Pueblo, el Tribunal de Cuentas y el Tribunal Constitucional. Es verdad que llevaban tiempo caducados, pero también es verdad que el consenso del PP ha permitido que un socialista -de nuevo- sea Defensor del Pueblo. El anterior -también socialista- no consideró necesario recurrir los estados de alarma inconstitucionales. Y honestamente, no veo a Angel Gabilondo con el arrojo necesario para enfrentarse a Su Sanchidad en nada. ¿Para qué sirve un Ombudsman si no tiene agallas de defender al pueblo frente a los abusos del poder?

Agrava la situación -dicen- la inminencia de los fríos invernales y -psicológicamente- esta oscuridad tan siniestra a media tarde que nos ha provocado el habitual cambio de horario.

APÒCALÍPTICOS

Manuel Parra celaya.  Vacían materialmente los supermercados. Con preferencia, hacen acopio de latas de conserva, alimentos no perecederos y papel higiénico, sobre todo, papel higiénico, al modo de los inicios de la pandemia, como si ahora se avecinase un nuevo virus intestinal con efectos de gastroenteritis. Algunos se proveen, también, de farolillos de camping-gas, de linternas, hornillos y velones. No se trata, en este caso, de precauciones  ante una nueva mutación del maldito coronavirus, siempre acechante por otra parte, sino de los anuncios apocalípticos de un apagón general, que puede dejarnos, sin previo aviso, sin gas, iluminación, calefacción, frigoríficos en uso e Internet; creo que esto último es lo que más preocupa, pues provocaría, amén de posibilidades de trabajo a distancia -ahora que se está volviendo a las formas presenciales-, posibilidades de comunicación y de recreo festivo.